Cómo reducir la exposición a los contaminantes hormonales

medidas contra los contaminantes hormonalesLos contaminantes hormonales son sustancias que pueden alterar el equilibrio hormonal y que no están presentes en el cuerpo humano, ni en el mundo animal. Son muy peligrosos porqué pueden generar la interrupción de los procesos fisiológicos que están controlados por las hormonas.

Estas sustancias se encuentran asociadas a algunos productos de consumo humano como algunos plásticos (los flatatos que contiene el PVC con el que se fabrican textiles, juguetes y un largo etcétera) y en algunos plaguicidas o biocidas.

Medidas contra los contaminantes hormonales

Según recoge Ecologistas en Acción en su página web, hasta una veintena de organizaciones han elaborado una serie de consejos y recomendaciones para que los gobiernos adopten medidas contra los contaminantes hormonales:

  1. Evitar el uso de plaguicidas en espacios públicos. La mayoría de veces, se fumigan espacios públicos tales como centros escolares o sanitarios, sin que se planteen mayores medidas de seguridad. La existencia de múltiples formas de lucha contra las plagas y las malas hierbas, sin necesidad de utilizar tóxicos, eliminaría estas sustancias químicas nocivas.
  2. Fomentar el consumo de alimentos con baja presencia de contaminantes en guarderías, comedores escolares y centros hospitalarios. Una dieta sin exposición a sustancias tóxicas, en la que se eviten los envases de plástico y en la que se favorezca el consumo de productos orgánicos.
  3. Informar adecuadamente a periodistas, educadores y personal sanitario. Estos deberían ser capaces de informar y ofrecer recomendaciones a la población que se ve expuesta a los contaminantes hormonales, al igual que se hace ya en otros países europeos.
  4. Dejar el coche en casa. El aire contaminado que nos dejan los vehículos motorizados tienen capacidad de alterar el sistema hormonal y al menos un 80% de la población española los respira cada día. Se debe promover no utilizar el coche en desplazamientos cortos y utilizar otros medios de transporte más limpios.
  5. Promover el uso de productos limpios a través de contratas y compras públicas. Si se limitan la presencia de contaminantes hormonales en las contratas y compras públicas, se reduciría sustancialmente su exposición a los usuarios y trabajadores de centros públicos.

Deja tú comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Comentario *