Las desventajas de los injertos

injertosCuando hablamos de injertos, estamos hablando de una técnica de propagación vegetativa artificial, en la cual una porción procedente de una planta (la variedad que queremos tener), se une a otra planta que actúa como una especie de ‘soporte’. De esta manera, el trozo que hemos implantado crece y tenemos una ‘nueva’ planta.

Se trata de una práctica muy extendida entre los agricultores de vegetales leñosos con un fin comercial, ya sean frutales u ornamentales. Debemos tener en cuenta que, este proceso de injerto tan solo es posible entre especies que estén estrechamente relacionadas entre sí.

Pero, como toda técnica agrícola, también tiene sus inconvenientes, ¿quieres conocerlos?Lee atentamente:

  1. Falta de hibridación. Se trata de una de las mayores desventajas para el medio ambiente y la naturaleza que nos rodea. Y es que, aunque el agricultor decida propagar un árbol a través de injerto, de manera deliberada por qué no quiere que haya una variación genética, esto está reduciendo la variabilidad. En cambio, la propagación por semilla, permite que aparezcan características únicas y variaciones que pueden acabar resultando muy útiles para las personas y el entorno.
  2. Los injertos de viveros. Muchas de las plantas que se adquieren para injertar, proceden de una producción de viveros y han estado previamente plantadas en macetas. Esto último puede determinar una mayor propensión de estos injertos a sufrir enfermedades fúngicas y sufrir un desarrollo radicular restringido.
  3. Se producen menos plantas. Si consideramos que los árboles frutales y otras muchas plantas, producen una cantidad muy alta de semillas, lo que permite la creación de un gran número de plántulas, con el injerto ocurre lo contrario. Y es que, a través de los injertos se suelen producir una cantidad mucho menor de plantas.
  4. Habilidades y tiempo. El último hándicap que exponemos llega, sobre todo, para el agricultor. Y es que, el tratamiento del injerto suele suponer una cantidad bastante significativa de esfuerzo, tiempo y trabajo. Además, muchos agricultores no tienen las habilidades necesarias para realizar el injerto de manera correcta, por lo que acaba fallando. No dudes en ponerte en manos de profesionales si te decides a injertar.

¿Trabajas en el campo? ¿Te ha tocado hacer injertos alguna vez? ¿Qué opinas de su impacto en el medio ambiente?

Deja tú comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Comentario *