Todo sobre la agricultura ecológica

agricultura ecologica El cultivo ecológico está cogiendo siempre más fuerza en estos últimos años, vista la calidad de las hortícolas y frutas cultivadas en ecológico, que luego se refleja en la salud del beneficiario de estos productos. Forzado por la economía o por la ideología, el cultivo ecológico se está difundiendo hasta en las cercanías a las ciudades y centros habitados, los pequeños cultivos para uso doméstico se están haciendo siempre más comunes, los descampados o campos abandonados por diferentes motivos han encontrado su utilidad entre los agricultores urbanos sobretodo en época de crisis.

Diferencias entre cultivos ecológico y cultivos biológicos

Primera cosa hay que hacer es diferenciar entre un cultivo ecológico y un cultivo biológico, hay una sutil diferencia en la misma clasificación y consiste en que un producto o una actividad ecológica respeta el entorno tanto el de donde proviene cuanto el sito donde se hace, mientras que un producto biológico es un producto o actividad natural que no siempre respeta el medio ambiente. Un ejemplo de producto biológico: la turba, es un producto natural obtenido por la descomposición de material orgánico, actividad de millones de años que se reduce a pocos minutos con la excavadora, entre la contaminación y el drástico cambio del entorno de donde viene la turba, no se puede catalogar como producto ecológico, pero si biológico. Otro ejemplo de producto biológico es el guano de murciélago, cuando se recoge el guano se está molestando los mismos animales que en este momento están durmiendo y reparándose de la luz, elemento esencial muchas veces para poder ver el guano que se está recogiendo.

Un producto que puede ser ecológico, es difícil encontrarlo, pero productos obtenidos de fermentaciones naturales, es posible que cumpla con los requisitos de ecológico, como por ejemplo el purín de ortiga de trabe, el urtifer, puede ser etiquetado como producto ecológico, o el abono de caballo, o de oveja, puede ser un producto que se le puede llamar ecológico.

Hace tiempo me encontré hasta sal ecológica, sal ecológica?! Desde cuando se cultiva sal? Y en ecológico?! Fueron las primeras preguntas que me hice, para luego descubrir la diferencia fundamental entre la sal “ecológica” y la sal “convencional”, quizás quien tiene más experiencia se acordará de los saleros de mesa con granos de arroz por dentro, esto ahora no se usa y sin embargo la sal no se pega como hacía antes, porque?? Pues en la sal “ecológica” no hay nada más que sal, entonces, con exceso de humedad se puede pegar en sí misma, hay gente que hasta me decía que la sal estaba mala, mientras que la sal que preferían era la sal convencional, sal que presenta un producto que se encuentra también en otros sectores de la industria alimentaria, el anti apelmazante e- 536, químicamente es el ferrocianuro de potasio.

La legislación en España no diferencia entre biológico, ecológico y orgánico, y da permiso al cultivador de usar estos términos como él quiera, aunque hay una diferencia muy grande entre estos términos, ecológico respeta el medio ambiente, el biológico no tiene ningún tipo de alteración genética y el orgánico no contiene fertilizantes químicos ni pesticidas, esto permite vender un producto ecológico cuando es orgánico, y no solo esto, la legislación permite, en cultivos ecológicos con aprobación seae, 3 tipos de herbicidas y determinados fertilizantes, hay un listado detallado de los productos que se pueden usar respetando los términos de la seae, quedándose producto ecológico, y tiene la misma denominación la transformación del producto siempre y cuando tenga un 95% de productos ecológicos y biológicos, esto quiere decir que permite un 5% de productos no ecológico. Parte de estos productos son de origen orgánica o de preparación casera, pero otros productos son más bien de origen química.

La legislación en España no diferencia entre biológico, ecológico y orgánico

Un cultivo hidropónico o con un sustrato inerte no se puede considerar ecológico, aunque se haga un tipo de cultivo con aquaponia, técnica donde se usan las heces de peces para abonar las plantas, aun así, esto no sería considerado ecológico. Volviendo al abonado en tierra, no solo hay que tener en cuenta los productos que se utilizan, si no que hay que tener en cuenta también la relación de nitrógeno y carbono, un exceso de material orgánico podría subir el nivel de carbono en el suelo, suficiente como para ser molesto para determinadas plantas, por ello recomendamos la marca Plagron ya que cumplen los requisitos y niveles de nitrógeno y carbono. Esto puede ser un tipo de problema que puede dar el cultivo en permacultura, un exceso de material orgánico puede limitar la absorción de determinados nutrientes, esto puede ser contraproducente para nuestra finalidad, pero si es cierto que la permacultura, puede ser un tipo di cultivo ecológico. La finalidad de esta técnica de cultivo es trabajar lo menos posible para sacar el máximo rendimiento, creando un equilibrio entre especies diferentes vegetales que no entran en competición alimentaria, si no que entran en una cooperación alimentaria y fitosanitaria también, donde se pueden usar plantas que fijan el nitrógeno al suelo o plantas que tengan determinados terpenos que sirven como repelente de insectos. Estas plantas casi siempre las tenemos en nuestro entorno y muchas veces las hemos ignorado o no conocemos su pleno potencial.

El cultivo ecológico permite una exaltación de los sabores y propiedades de los alimentos, no solo quitan el hambre si no que actúan de una manera más eficaz dentro el nuestro cuerpo, permitiendo una mejora en nuestra salud sin llevarse subproductos internos por haber absorbido concentraciones elevadas de metales pesados o sales. No solo se puede aplicar el tema del cultivo ecológico a productos alimenticios, si no que se pueden aplicar también a plantas para cosmética y para uso medicinal, en estas plantas, cuando están cultivadas en ecológico, presentan determinados niveles de terpenos que definen su calidad y entonces, su precio. En uso medicinal, entre tantas plantas, podemos encontrarnos también el cannabis, que no solo se puede usar en cremas o aceites, si no que se puede también fumar, como muchos sabrán, en este caso, es aún más importante hacer un cultivo lo más ecológico posible, o por lo menos biológico, no se recomienda el cultivo intensivo y convencional para las plantas de cannabis que tendrán finalidad de vaporización o si se usaran en combustión porque pueden tener una concentración de nitratos que, una vez se calientan pasan a ser nitritos y, juntos a la sangre, puede revelarse lo suficientemente toxico si se presenta en elevadas concentraciones. El cannabis, más las semillas Dinafem, cultivado en ecológico tiene un comportamiento parecido a las aromáticas, donde manifiestan ciertas concentraciones de terpenos que en cultivos convencionales no aparecen, todo depende de la finalidad del cultivo, aunque hay bastante estudios recientes que niegan la productividad de los cultivos intensivos y convencionales donde se usan productos de origen química y mineral para ayudar en la producción y en el control de plagas.cultivos ecologicos

Poder llevar un cultivo ecológico no es tan fácil como parece, si no que, para respetar los términos legales, tiene que estar lejos de los centros urbanos para tener la menor contaminación posible, contaminación tanto de aguas como de aire, hoy en día es muy complicado respetar estos términos de ecología, es mucho mas fácil respetar el termino de biológico, mas comodo, nos permite un buen resultado aunque no siempre sea equilibrado.

Para conseguir los permisos de seae hay que pasar un proceso que se denomina “proceso de conversión” donde no se utilizan los abonos ni otros productos químicos para 3 años, y pasado este tiempo, nos permiten seguir el cultivo en ecológico pero con el certificado. Dependiendo las zonas y el mercado, los productos de los campos en conversión, a veces se pagan como los ecológicos para fomentar su cultivo.

No solo el cultivo ecológico es más sano para el consumidor, si no que será más sano también para el productor, porque no estará a contacto con productos químicos, posiblemente en su cosecha tendrá parte picada por alguna plaga, pero la diferencia de cantidad, compensa con el precio final gracias a su calidad. Las ventajas no son solo para el productor y para el consumidor, a nivel de salud, si no que también hay ventajas en el medio ambiente, preservando el entorno sin contaminar aquiferos ni ríos y preservando la biodiversidad del entorno, una biodiversidad elevada permite un control de la plagas también, esto lo saben bien los cultivadores de girasol de Castilla la mancha que le toca lidiar con los ungulados (ciervos, corzos, gamos…) por falta de algún depredador que controlan la población de ellos cosa que podría afectar a los ganaderos.

Y tu, ¿que piensas sobre la agricultura ecológica?

Deja tú comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Comentario *