Trucos caseros para que la casa huela bien

Muchas veces, a pesar de tener la casa limpia, no sabemos porque, la casa no acaba de oler todo lo bien que desearíamos, y no encontramos el foco de esecentro flores ambientadores naturales pequeño olor desagradable. Por ello, podemos conseguir que con estos trucos caseros para que la casa huela bien.

Hay que saber que, lo más importante no es tapar los olores, que es lo que hacen la mayoría de productos químicos, sino acabar con ellos, utilizando elementos que los contrarresten. Es por ello, que, muchas veces los trucos caseros de la abuela son mucho más útiles que los productos químicos que venden en pequeñas y grandes superficies.

Una de las primeras y más básicas medidas que hay que tomar, es conseguir una ventilación óptima del hogar, si se puede, abriendo ventanas o puertas, con las que se consiga una ventilación cruzada, es lo más recomendable, y, no son necesarios más de 10 minutos, ya que, en este tiempo salen los malos olores, y, no se deja entrar el aire frío o demasiado caluroso. Para toda la casa, una manera de mantenerla limpia y que tenga ese buen olor típico de muchos hogares, es limpiar el suelo con agua caliente y limón, y, si se quiere crear una serie de ambientadores naturales, lo más aconsejable es colocarlos en las ventanas, ya que, el aire que traspasa los cristales creará una corriente de perfume en toda la casa.

Para crear buenas primeras impresiones, lo mejor es colocar un pequeño recipiente de vinagre escondido en algún lugar del recibidor, con esto, se absorberán todos los malos olores y quedará tan sólo el de limpio.

Si en vez de ambientadores químicos, que pueden resultar demasiado potentes, y hacer una mezcla de olores con los que ya desprende la casa -ya que hay que recordar que, estos realizan función de “tapar” los malos olores, no eliminarlo- y, si además son los que necesitan ir enchufados a la luz, estos gasta bastante energía. Por ello, es más efectivo el colocar una serie de flores, que, además de desprender un olor más agradable, alegran la casa. Es por ello, que, las flores más olorosas, como jazmín, gardenias o rosas son las mejores opciones. Si no quieres tener flores naturales, porque, debes cambiarlas cuando empiecen a quedarse mustias, puedes elegir una mezcla de flores secas, y crear centros con ellos. Además del buen olor residual que les queda, se les puede poner un poco de esencia de alguna de sus componentes, cuando hayan perdido el aroma, para que se mantenga un poco más.

Se tiene que tener mucho cuidado con el sofá, las mantas, cojines o cortinas, ya que, los textiles absorben los olores. Es por ello que, si se tienen alfombras se debe de espolvorear bicarbonato y dejarlo durante toda la noche, antes de aspirarlas, y así se le amplía su efecto, al igual que en los sofás, donde una mezcla de vinagre y bicarbonato, trabaja quitando manchas y malos olores. Para conseguir un aroma que se expande al resto de la casa, tan sólo se necesitará lavar las cortinas y colgarlas húmedas en su sitio habitual, así, irá poco a poco desprendiendo el olor. Si no se quiere o se pueden lavar, la vaporeta sirve para limpiarlas, dejarlas de nuevo lisas, mientras que, quitan el mal olor.

La cocina es otro de los puntos conflictivos de la casa, muchas veces, pese a abrir y ventilar, no se consigue eliminar de forma total el olor. Es por ello que, contar con macetas con hierbas aromáticas ayuda, esparciendo su buen olor, además de tener siempre a mano los condimentos para todo tipo de guisos.

Si la casa toma olor cuando se fríe, esto se puede evitar añadiendo una cáscara de limón o una rodaja de manzana en el aceite, y retirándose antes de que se ponga negra, además, de que las sartenes se deben de lavar cada vez que se cocine.

Y tú, ¿qué trucos utilizas para mantener el buen aroma de la casa?

Deja tú comentario

Tu email no será publicado. Los campos marcados con * son obligatorios

Comentario *